Técnicas de Masaje Thai básicas 1. Estirándonos nos renovamos.


En el sudeste asiático, el masaje esta tan incorporado al día a día de los tailandeses que poco a poco se han hecho famosos por la calidad de sus masajes, su buen humor y su ciencia oriental, proveniente de técnicas antiguas, medicina ayurveda india, medicina tradicional china y filosofía budista.

Sus posiciones recuerdan en gran medida a asanas de yoga, por eso es comunmente llamado "yoga asistido". Sus movimientos combinan estiramientos musculares y presiones con los dedos sobre los meridianos de la medicina tailandesa, para así preparar por un lado el cuerpo físico, y trabajar con los bloqueos energéticos y emocionales por otro lado. En este masaje el respeto y la gratitud siempre son fundamentales, por eso se comienza siempre con una reverencia llamada "wai". Nos ayuda a enfocarnos y permitimos pedir ayuda al universo para que nos asesoren en la sesión.

Es importante percibir el masaje como una meditación, donde trabajamos con la otra persona como si de nosotros mismos se tratase. El abrirse a sentir a la otra persona, desde sus músculos, tensiones, contracturas, etc. hasta su energía y su estado emocional, es fundamental para que la práctica no sea un simple trabajo físico sin más. La renovación física y metal es incuestionable después de probar un buen masaje thai.

Paso 1.

Nos colocamos de rodillas sentados sobre nuestros talones, y realizamos el "wai", la reverencia, concentrandonos y generando un estado mental de gratitud y paz fundamental para la práctica.

Manteniendo la misma posición, colocamos el pie de nuestra compañera sobre nuestras piernas mientras realizamos presiones con nuestros pulgares en forma de "v", siguiendo el mapa de la imagen. Es importante que el "hara", (punto dos o tres dedos bajo el ombligo) se acerque ligeramente hacia la zona que trabajamos en cada presión y se aleje levemente cuando soltamos).

Realizamos la misma operación en cada pié, presionando desde el centro hacía los dedos y regresando al punto inicial.

Paso 2.

Manteniendo la misma posición, cogemos con una mano el empeine y con otra el tobillo o talón mientras realizamos giros en una dirección y luego en la inversa, realizando círculos grandes. También podemos presionar hacia adelante y hacía atrás, manteniendo 4 o 5 segundos.

Paso 3.

Abriendo en lateral una pierna, dirigiendo nuestro hara hacia la rodilla y sentándonos entre sus piernas, sujetamos sin peso con una mano la rodilla y con la otra vamos presionando por la zona interior del muslo. Al continuación sujetamos el tobillo sin peso con una mano y presionamos por el gemelo, teniendo cuidado de no presionar sobre el hueso si no sobre el músculo únicamente.

Paso 4.

Pasando a los brazos, comenzamos a realizar presiones con nuestras manos, desde la mano hasta donde comienza el hombro, evitando muñeca y codo.

Paso 5.

Colocamos a nuestra compañera boca abajo. Nos sentamos sobre nuestros talones, colocando nuestras rodillas a la altura de sus tobillos, y amos presionando con nuestras manos desde sus pies hacia arriba, evitando las rodillas. A continuación avanzamos colocando nuestras rodillas a la altura de las suyas, vamos como siempre moviendo nuestro cuerpo hacia el frente con cada presión para utilizar el peso de nuestro cuerpo.

Paso 6

Colocamos nuestras rodillas sobre sus glúteos y realizamos presiones en los laterales de la columna evitando siempre realizar la presión sobre esta. podemos llegar hacia los hombros y volver.

Paso 7

Por último juntando las manos y como si realizáramos una reverencia. damos con el canto de la mano mientras dejamos los dedos relajados y sueltos, realizando la percusión thai y y la reverencia para finalizar.

Doctor Shivago, conocido como "padre de la medicina" en Tailandia.


88 vistas

Sigue  a nuestra escuela en:

  • Facebook Clean Grey